Ingredientes

4 muslos de pollo

1 manzana

6 ciruelas pasas sin hueso

12 pasas de uva o arándano

3 cucharadas de Aceite de oliva con mantequilla

2 cucharadas soperas de piñones

1 cucharada de almendras fileteadas

1 cebolla

1 poro

1 vaso de caldo de pollo

20 ml de balsámico oscuro de lavanda

Instrucciones

Colocar los muslos en una charola apta para el horno y rociamos aceite de oliva con mantequilla. Horneamos hasta que estén dorados.

Reservamos los muslos y freímos a fuego lento la cebolla y el poro picados finos hasta que se empiecen a caramelizar. Reintegramos los muslos y los regresamos al horno.

Hidratamos las ciruelas y las pasas en agua templada. Cuando los muslos lleven 20 minutos en el horno, añadimos las ciruelas, las pasas, las almendras fileteadas y los piñones, dando la vuelta a las piezas de pollo para que se doren por el otro lado.

Incorporamos también el caldo y el balsámico de lavanda y dejamos que el pollo se cocine durante otros 20 minutos. Al ir girando las piezas de pollo, conseguiremos que se vayan dorando de forma uniforme mientras se cocinan y toman los sabores de todos los ingredientes.

Pelamos la manzana y la cortamos en gajos, para que parezcan papas de guarnición. Las incorporamos a nuestro asado y giramos de nuevo las piezas de pollo. Dejamos otros diez minutos y gratinamos otros tres minutos más para que las manzanas que ya estarán bien asadas tomen un color dorado.

Imprimir